GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

La ortiga

 Es muy probable que si paseamos por la ribera de un río nos encontremos con un campo de ortigas del que podremos hacer buen uso a partir de ahora, siempre y cuando llevemos guantes para protegernos.



A la ortiga la podemos reconocer fácilmente por su carácter urticante al mínimo roce. Uno de sus tantos principios activos es el ácido fórmico.

Es una planta vivaz de rizomas carnosos que si bien es muy fácil encontrarla a la orilla de los ríos o en bosques sombríos, es, por otro lado, muy difícil de cultivar por lo que se suelen cosechar las plantas silvestres.

Aún así, si quieres intentar cultivarla, lo aconsejable es hacer división de matas con raíz y esquejes de rizomas.

Requiere suelos ricos en materia orgánica poco descompuesta, frescos y profundos.

Se utiliza en jardinería y agricultura para fortalecer las plantas ya que fortifica y estimula la flora microbiana de la tierra y mejora la función clorofílica, además de ser un buen activador del compost puesto que favorece la descomposición de las materias orgánicas.

La fermentación de la ortiga produce la infusión o el extracto dependiendo del tiempo de reposo.

Después de colar el purín de ortigas, se introduce en una mochila pulverizadora como éstas.
Para hacer nuestro remedio casero para el jardín o el huerto, recolectaremos la planta entera, hojas, tallos y, si podemos, raíz antes de la floración y prepararemos:

INFUSIÓN: 
1 kilo de ortiga en 10 litros de agua en reposo durante 12 horas tiene propiedades insectífugas contra los ácaros, pulgones y carpocapsa.

EXTRACTO FERMENTADO:
1 kilo de ortigas en 10 litros de agua que dejaremos fermentar durante varios días favorecerá la germinación de las semillas y reforzará las defensas inmunitarias de nuestras plantas. Para ello dejamos en remojo durante media hora máximo las semillas en el extracto o durante 12 horas en el mismo extracto diluido al 20%. Esta receta también nos vale para hacerlo con las raíces de las siguientes plantas antes de su transplante: puerro, col, lechugas, tomates, pimientos, etc.

Fumigando las tomateras con el preparado de ortigas.

No te lo había dicho al comienzo del artículo para no desanimarte ;) pero debes saber que después de un par de días este extracto huele muy mal, pero ¡ánimo! vale la pena hacerlo y encima es ¡gratis!

A continuación tienes 2 videos: uno con la preparación y el otro con la pulverización sobre las plantas, aunque también puedes usarlo para regar el suelo.





Fuente Portal Jardín  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified